ENCUENTRO NACIONAL / AMIC  2013

 

 Responsabilidad periodística y códigos de éticade la prensa del DF

durante las elecciones presidenciales de 2012

 

Omar Raúl Martínez Sánchez / Dolly Espínola Frausto

 

Resumen

La responsabilidad social de los medios y la ética periodística hasta años recientes fueron temas referidos de manera aislada o coyuntural. Siendo los códigos deontológicos la manifestación más visible y conocida de la autorregulación periodística, conviene analizar su presencia y aplicación a la luz del ámbito comunicacional en México, particularmente en la Ciudad de México. Un contexto político como la campaña electoral a la Presidencia de la República 2012, tan sensible y determinante en términos socio-políticos, ofrece los contenidos y manejos editoriales para analizar la capacidad de cumplimiento y valorar los compromisos ético-deontológicos que un sector de la prensa ha asumido de cara a la sociedad, específicamente los periódicos Reforma, El Universal, La Crónica de Hoy y la revista Proceso, publicaciones impresas que han adoptado un código de ética periodística en el Distrito Federal.

 

Palabras clave:  Deontología, Prensa, Responsabilidad, Código de ética, Elecciones 2012.

 

Introducción

El tema de la autorregulación periodística en México ha sido un asunto relativamente ausente en la historia de los medios de comunicación. A lo largo del siglo XX, la discusión, la reflexión y el debate en torno a la ética y la deontología periodísticas constituyeron  asignaturas no sólo  poco frecuentadas sino también soslayadas, razón por la cual se ha vivido un rezago en la materia. La responsabilidad social de los medios y la ética periodística hasta años recientes fueron temas referidos tangencialmente.  Salvo en la última década del siglo pasado en que algunos periódicos tomaron la iniciativa de asumir un código deontológico, lo cierto es que en la agenda mediática no figuraron tales asuntos con el objeto de incorporarlos en su ejercicio profesional.  (Trejo, 1997)

El rezago es tan notable que de los poco más de 3,400 medios de comunicación existentes actualmente en México, sólo  35 han hecho públicos sus respectivos códigos de ética periodística, de los cuales 22 son medios impresos. (Martínez, 2009; Sosa y Gómez, 2012)    Siendo  tales documentos deontológicos la manifestación más visible y conocida de la autorregulación periodística, nos propusimos realizar un análisis cualitativo de corte descriptivo sobre su presencia y aplicación a la luz del ámbito comunicacional en México, particularmente en la Ciudad de México durante una coyuntura política que nos permitiera valorar su utilidad y propósitos centrales: la campaña electoral a la Presidencia de la República 2012.  Nuestro interés se enfocó en examinar y valorar los compromisos ético-deontológicos que un sector de la prensa ha asumido de cara a la sociedad, en específico los periódicos Reforma, El Universal, La Crónica de Hoy y la revista Proceso, publicaciones impresas que han adoptado un código de ética periodística en el Distrito Federal.

 

Responsabilidad social, autorregulación y códigos éticos

La responsabilidad social de los medios informativos desde el marco deontológico suele ser entendida como la capacidad de respuesta ante las consecuencias de los actos y decisiones asumidas, partiendo de compromisos públicos asociados a la búsqueda del bien común, al fomento de la integridad profesional, al respeto de los derechos ciudadanos y de las libertades públicas. En este sentido, la responsabilidad social de los medios implica deberes o compromisos éticos, tal y como se plantea en el Informe McBride[1]: 1) Responsabilidad contractual frente a los órganos del Estado y diversos actores socio políticos; 2) Responsabilidad social que entraña obligaciones ante la sociedad en su conjunto; 3) Responsabilidad derivada del respeto debido a la ley; y 4) Responsabilidad de los valores universales frente a la comunidad internacional.

Para incentivar dichas responsabilidades, el Informe Mc Bride recomienda a todos los periodistas tareas concretas que hoy conviene recordar: a) Elevar sus normas de conducta y calidad profesional para ganar mayor reconocimiento de la sociedad; b) Fomentar un nivel de conciencia ética que se vincule al sentido de responsabilidad; c) Crear mecanismos que contribuyan a materializar la responsabilidad mediática como los consejos de prensa; y d) Adoptar códigos de ética profesional en los medios de comunicación, sin injerencia gubernamental  (Blázquez, 2002).

Como se puede observar, la responsabilidad social del periodismo está necesariamente vinculada al tema de la Autorregulación que constituye un sistema de reglas éticas que los medios informativos adoptar y deben observar en su relación con la sociedad y el Estado; y que para funcionar se dotan de mecanismos encaminados a elevar la calidad de los contenidos, estimular el bien común y, ante todo, promover el sentido de responsabilidad (Villanueva, 2002).  Entre dichos mecanismos están, por un lado, a) los documentos: Códigos deontológicos, Manuales de estilo y Estatutos de redacción; y por otro, b) los organismos: Defensores de la audiencia, Consejo de prensa y Consejos o Comités editoriales.(López Mañero, 2000)  Los códigos de ética y los defensores del público constituyen los mecanismos más visibles y frecuentados en México.

Un código deontológico ofrece una serie de  principios éticos o normas de conducta adoptados por uno o varios medios con la idea de promover la integridad, el profesionalismo y la responsabilidad social de su actividad.  Tras una revisión de la obra de cuatro autores conocedores de la materia (Restrepo y Herrán, 1992; Aznar,1999; Villanueva, 2002; Restrepo, 2004), así como un análisis de los códigos de ética mexicanos (Martínez OR; 2009), consideramos que son cinco los valores rectores más importantes en  la deontología periodística: 1) Veracidad, 2) Independencia, 3) Responsabilidad, 4) Integridad y 5) Servicio.

De estos cinco valores rectores a su vez se desprenden, de cada uno, diversos principios editoriales o parámetros deseables de conducta. Es decir, un valor conlleva una determinada forma de actuar. O bien, detrás de cada comportamiento profesional y/ o mediático subyace uno o varios valores que lo sostienen y motivan.

A partir de lo anterior, en el Cuadro 1 se presenta la propuesta de las categorías de análisis utilizadas para el desarrollo de este trabajo:

 

CUADRO 1.  CATEGORÍAS DE ANÁLISIS. RELACIÓN 

ENTRE VALORES Y CRITERIOS EDITORIALES

 

 

VALORES

CONDUCTAS DESEABLES / CRITERIOS EDITORIALES

Veracidad: Ajustarse profesionalmente y en todo momento a la fidelidad de los hechos con exactitud, equilibrio e imparcialidad, apoyándose en la corroboración y la contextualización de las informaciones

1. Veracidad, oportunidad y precisión.

2. Imparcialidad y equilibrio informativo.

3. Corroboración y cotejo de datos.

4. Contextualización periodística.

 

Independencia: Postura deseable para describir, analizar y comentar los sucesos con veracidad y responsabilidad, evitando la intromisión de actores políticos y económicos en el proceso informativa

5. Autonomía informativa.

6. Libertad de expresión y derecho a la información.

7. Conflictos de interés y relación con las fuentes.

 

Responsabilidad: Capacidad de dar respuesta racional ante las implicaciones o decisiones o consecuencias de las tareas informativas, anteponiendo el beneficio social y los valores democráticos

8. Respeto a la vida privada y al honor.

9. Respeto al anonimato de víctimas y a la presunción de inocencia de personas inculpadas en procesos judiciales.

10. Respeto al derecho de réplica y rectificación.

11. Respeto al secreto profesional del periodista.

12. Respeto a los derechos de la infancia.

13. Manejo informativo del crimen organizado

 

Integridad profesional: Suma de valores tales como la honestidad, la rectitud, la honradez, el profesionalismo y la probidad, entre otros, que un ser humano y un medio de comunicación hacen suyos para responder de manera asertiva y ética a la realidad que los circunda

14. Distinción entre opinión e información.

15. Distinción entre publicidad e información.

16. Distinción entre rumor e información.

17. Respeto a la cláusula de conciencia.

18. Identificación de fuente financiadora y metodología  de encuestas.

19. Rechazo del plagio.

20. Uso correcto del lenguaje.

21. Renuncia al amarillismo.

22. Negativa al pago de información.

 

Servicio: La voluntad por ofrecer a la gente información, reflexiones y comentarios útiles sobre el acontecer público para conocer y comprender su entorno, así como para tomar decisiones con conocimiento de causa que tiendan a elevar su calidad de vida

23. Bien común y servicio a la comunidad.

24. Vías de comunicación abiertas al público.

25. Defensor del público.

26. Principio de no discriminación

 

 

La ruta metodológica

Con la propuesta de categorías de análisis presentada en el Cuadro 1, el proceso de seguimiento consistió en registrar la presencia de esos 26 principios editoriales, primero, en cada uno de los códigos de ética de los cuatro medios referidos para luego desarrollar un escrutinio y análisis sobre el respeto a sus propios principios editoriales de acuerdo con sus respectivos contenidos informativos difundidos durante el periodo de estudio. Para realizar el trabajo de seguimiento de la información, se consideró el lapso comprendido entre el  23 de marzo y el  4 de julio, es decir, una semana antes del inicio de la campaña y una semana después de su término.  Así, se revisaron  los valores y principios contemplados en cada uno de los códigos deontológicos y en función de ello se contrastó su respectivo tratamiento periodístico en torno al proceso electoral a la Presidencia de la República.  Se eligieron los periódicos Reforma, El Universal, La Crónica de Hoy y el semanario Proceso que, como se ha señalado, son publicaciones impresas que han adoptado un código de ética periodística.

A partir de la selección temática se llevo a cabo una clasificación del material recopilado por tipo de contenidos: 1. Géneros informativos: notas informativas,  entrevistas, crónicas y reportajes; 2. Géneros de opinión: columnas, artículos de opinión, caricaturas / cartones; y 3. Otros contenidos:  encuestas,  gacetillas / anuncios / desplegados  y cartas.

Tras la clasificación y análisis del material relativo a Géneros Informativos, se procedió a la observación sobre las variables o principios editoriales  más y menos  transgredidos por cada medio periodístico de acuerdo con la tipología propuesta y en correspondencia con su respectivo código deontológico, además de identificar los temas recurrentes.

 

Análisis cualitativo por medio

EL UNIVERSAL

Nacido el 1o  de octubre de 1916 sumándose al proyecto constitucional encabezado por el presidente Venustiano Carranza, El Universal  es uno de los contados diarios que ha mantenido su presencia en la política mexicana. Desde entonces emergió con el objetivo de respaldar dicho proyecto político bajo la batuta del ingeniero Félix F. Palavicini, quien si bien tenía experiencia como editor, había dejado un cargo del gobierno carrancista para fundar el periódico. Este medio impreso, al igual que la mayor parte de los que circularon en el país durante casi todo el siglo XX, tendió a adherirse a la lógica del poder político dominante. Es a partir de octubre de 1969, cuando asume la presidencia y dirección general el economista Juan Francisco Ealy Ortiz, que se inicia una etapa de modernización. Desde los años setenta, El Universal ha abierto sus páginas a intelectuales y políticos de diversas corrientes, aunque su postura editorial ha llegado a ser acomodaticia en cada sexenio. Salvo en la administración zedillista, por lo regular siempre ha mantenido una cercana relación con el presidente en turno. (González, 2006)

En el segundo lustro de los noventa, ante la iniciativa de diarios como El Economista, El Norte y El Nacional y Reforma de crear un código ético, El Universal decide impulsar el suyo. Durante el sexenio calderonista, este rotativo integró  una serie de lineamientos sobre cobertura de la violencia.

Los documentos deontológicos de El Universal  recogen 17 de 26 criterios editoriales deseables para un código de ética periodística completo de acuerdo con nuestra tipología propuesta en la presente investigación. Tal incidencia es digna de resaltar pues alcanzó el mayor número de principios o vertientes consideradas en relación con los tres impresos restantes, lo cual no los hace más o menos éticos, simplemente refleja el registro y su disposición por considerar los criterios editoriales específicos. En el caso de El Universal, éstos son los que refiere en su respectivo código: a) VERACIDAD: 1) Veracidad, oportunidad y precisión; 2) Imparcialidad y equilibrio informativo; b) INDEPENDENCIA: 3) Autonomía informativa; 4) Libertad de expresión y derecho a la información; 5) Conflictos de interés y relación con las fuentes; c)  RESPONSABILIDAD: 6) Respeto a la vida privada y al honor; 7) Respeto al anonimato de víctimas y a la presunción de inocencia de personas inculpadas en procesos judiciales; 8) Respeto al derecho de réplica y rectificación; 9) Respeto a los derechos de la infancia; 10)  Manejo informativo del crimen organizado; d) INTEGRIDAD PROFESIONAL:11) Distinción entre opinión e información; 12) Distinción entre publicidad e información; 13) Identificación de fuente financiadora y metodología de encuestas; 14) Rechazo del plagio; 15) Uso correcto del lenguaje; 16) Renuncia al amarillismo; e)  SERVICIO: 17) Vías de comunicación abiertas al público.

Sirvan los anteriores señalamientos para destacar lo siguiente:

A) Tras un minuciosa revisión de su cobertura informativa (notas, entrevistas, crónicas y reportajes) en el periodo de análisis, destacaron como temas más recurrentes: i) Ofertas y propuestas de campaña, ii) Guerra sucia entre partidos, iii) “Pase de charola” de AMLO para apoyo  de su campaña, iv) debates, v) Resultados y cauces de la elección, vi) Fox y ruptura con el PAN.  Es importante destacar este listado de temas recurrentes habida cuenta que ello evidencia prioridades y ciertos enfoques preferentes en su cobertura periodística, lo cual a su vez puede revelar algunas transgresiones a principios editoriales.

B) Particularmente llama la atención la “primicia” de El Universal en torno al presunto “pase de charola” de Andrés Manuel López Obrador, la cual  –sin dejar de reconocer su relevancia pública–  fue materia de seguimiento y debate insistentes, incluso desde la primera plana. Así,  el 30 de mayo se publicó con  pase a página 8: “Piden 6 mdd a la IP para López Obrador. Audio revela reunión de afines a candidato”.  La nota decía: “El pasado 24 de mayo en una casa en Lomas de Chapultepec, en el DF, y un grupo cercano al candidato (…)  pasó la ‘charola’ ante empresarios para conseguir 6 millones de dólares con los que el candidato de izquierda obtendría la victoria electoral el 1 de julio”. Y se añadía: “El anfitrión de la cena citada a las 20:30 horas fue Luis Creel, primo del panista Santiago Creel, y entre los invitados estuvieron Luis Orvañanos, presidente de casas GEO; Elena Achar, representante de grupo Comex; el abogado Luis del Valle Gurría –vinculado, según una búsqueda en internet, a la red financiera de Raul Salinas de Gortari–, Rogelio Jiménez Pons, arquitecto –vinculado al PRI y hoy voluntario de Morena–   que fungió como coordinador del proyecto Complejo Urbano Tabasco 2000, en el que se construyeron cientos de casas que ahora tienen problemas por inundaciones”.  Durante los días posteriores dicha nota fue objeto de seguimiento  dedicándole importante espacio: cuestionamientos de sus adversarios, deslindes y aclaraciones de supuestos involucrados (Ejemplo, el 1 junio, con despliegue se publicó: ”Demanda  PRI  a IFE abrir cuentas de AMLO. Lo denuncia por presunto rebase de gastos y recepción de apoyos”. Balazo: “El candidato de la izquierda ‘ya perdió la verguenza’, afirma”. Otra  del 4 junio: “Pase de charola: crece la polémica”). Es importante señalar que no resulta cuestionable el hecho de revelar tal fenómeno noticioso y dar puntual seguimiento a este tipo de temas, sino el que no se hiciera de la misma forma con los otros candidatos (EPN en casos como el de Yarrington, el de aviones privados para  la campaña o el de Monex, y de JVM en lo referente a solicitud de apoyo a empresarios).  De las publicaciones analizadas,  El Universal  y en menor medida Crónica, le dieron tal despliegue a esta información.

C) Si bien no fue algo recurrente vale la pena señalar que  el diario, en pocas ocasiones, incurrió en imprecisiones como la siguiente en una cabeza: “Candidatos ‘chocan’ por apoyos pro AMLO”.  Hasta donde se informó, los testimonios confirmaron que sí hubo solicitud de apoyo, pero ello no se consumó. Sin embargo en la nota referida (31 mayo primera plana y A-4) se presenta la información como si el recurso económico se hubiera recibido. Incluso en otra nota se asentó: “Ese tipo de financiamiento está fuera de la ley. (Hay que) esclarecer lo que pasó en esa reunión, que a todas luces no se apega a la legalidad: EPN”.

D) Mientras el 2 de julio en páginas de interiores otros diarios destacaban lo disputado de la elección presidencial, El Universal presentó cabezas como la siguiente: “Claves en el PRI, disciplina y cohesión. Se conjugaron aciertos priistas y errores del gobierno: expertos”.  Llama la atención cierto desequilibrio en la cobertura al  exaltar la victoria priista y desatender o invisibilizar los cuestionamientos de PRD y PAN.

E) “Bajo reserva” es un caso que conviene señalar como un espacio donde se combina, con ciertos sesgos, la información y la opinión con matices editorializantes. Se trata de la columna escrita por lo reporteros del periódico que aparece sin firma en la página 2. No ofrece fuentes y se infiere, por ello, que su contenido es producto de la filtración. Aquí suelen leerse opiniones en las que se perciben filias y fobias editoriales. Así, por ejemplo, “Bajo reserva” del 3 de julio desliza juicios de manera sutil, acompañados de información: “La jornada dominical fue larguísima para Andrés Manuel López Obrador, quien en la campaña electoral construyó la versión del fraude en las elecciones presidenciales”.    Otra nota del mismo día dice: “Con los primeros reportes que llegaron al cierre de las casillas, Josefina Vázquez Mota tomó la decisión de convocar la tarde del domingo a los integrantes de su cuartel general, entre ellos al coordinador de la campaña, Roberto Gil, quien durante la jornada optó por la política del avestruz”.  Los anteriores subrayados en cursivas destacan las expresiones cuyo objetivo es, más que informar, ofrecer una postura editorial.

F) Es justo reconocer que en distintos momentos, apelando al equilibrio, El Universal publicó breves cuadros con las propuestas de los cuatro candidatos en torno a diversos temas (entre ellos, pobreza, educación, empleo, medio ambiente, política y gobierno, política exterior, desarrollo social y sustentable, atribuciones a municipios… principales propuestas de la semana), con espacio similar a cada uno (12 y 25 de junio, por ejemplo).

G) Dos cuestiones que atañen al manejo directivo llamó nuestra atención: 1) El autorreconocimiento del diario por su “equilibrio informativo”. (29 junio. p. 2): “El Universal realiza cobertura con equidad. Balance sobre publicación de las campañas”. La nota dice que, concluidas las campañas electorales, “un análisis realizado a la información publicada por este periódico muestra que hubo un tratamiento balanceado en cuanto al espacio  que cada candidato tuvo en estas páginas”. Ofrece gráficas para constatarlo donde refiere que el 28.9% de la cobertura (notas y crónicas) fue para EPN; 28% para AMLO; 26.9% para JVM; 16.2% para Quadri).  2) El que el 2 de julio se destacara en páginas interiores (A-12): “Ealy Ortiz (presidente ejecutivo  y del consejo de administración) revisa labor editorial” de El Universal. Da cuenta de que se editó una edición extra en la noche del 1 de julio que adelantó la victoria del PRI y que  comenzó a circular  a partir de las 20:00 horas. Sólo dos preguntas: ¿Por qué y para qué el diario realizó un estudio que avale su pretendido equilibrio informativo?  ¿Qué necesidad había de imprimir una edición extra por la noche del domingo (adelantando  un triunfo sin haber contabilizado votos)  cuando medios electrónicos y digitales, así como  redes sociales compartían  información sobre dichas tendencias?

H) Muy significativo fue que el mismo lunes 2 de julio se publicara un perfil breve de Peña Nieto con la siguiente cabeza: “El vínculo con la política, desde su nacimiento”. Tal texto  rozaba las fronteras de un publirreportaje como podemos leer en el siguiente fragmento: “Cuando se platica con el candidato del PRI fuera de cámaras es franco en su hablar. Mira de frente, no evade preguntas y muestra siempre recuerdos y un gran amor por su padre. Nació y creció rodeado por la política. (…) Luis Videgaray dijo a El Universal, al inicio de la campaña: ‘Peña Nieto es un hombre muy firme, que sabe tomar decisiones, pero que tiene y un trato magnifico, generoso y justo  con quienes trabajan con él. Es un hombre que no se siente poseedor de la verdad universal. Tiene humildad de pensamiento”.

I) Paradójicamente, tras el análisis realizado, observamos que en incontables ocasiones es más importante no lo que se publica, sino lo que no se publica. Ello no sólo puede acreditarse con el abordaje del “pase de charola” de AMLO referido antes, sino también con casos como el siguiente: la nota del cierre de la campaña de Enrique Peña Nieto llevó por título: “Votar por mí significa estabilidad y paz: Peña”. Y en el cuerpo del texto se informa: “En el Estadio Azteca, con capacidad hasta de 120 mil personas, Peña Nieto llamó a todos los mexicanos a ir a las urnas el próximo 1 de julio” (25 de junio).  En dicha nota  no se indica nada sobre el acarreo priista que refirieron otros diarios ni tampoco nada sobre los huecos en el estadio (que sí ofrecieron otras publicaciones).  Sin embargo, sí se destacan fotos donde se observa al candidato con brazos el alto, sonriente,  victorioso, con un fondo lleno de las gradas del Azteca.

 

LA CRÓNICA DE HOY

La Crónica de Hoy se funda el 17 de junio de 1996 por Pablo Hiriart Le Bert (otrora director de la Agencia Notimex durante el sexenio de CSG) y desde el año 2000 lo preside el empresario Jorge Kahwagi Gastine. Perteneciente al Grupo Editorial Empresarial Periodístico, algunas fuentes señalan que parte de su capital proviene del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.  A partir del año 2007, tras la salida de Pablo Hiriart   –que  según él mismo se debió a “la falta de uniformidad de criterios en torno a la política editorial”–, el periódico quedó bajo la dirección del periodista Guillermo Ortega Ruiz. (Moreno, 2008).  Desde el inicio su línea editorial  ha sido crítica a los gobiernos perredistas de la Ciudad de México y adversa tanto al PRD como a Andrés Manuel López Obrador.

Publicado a fines de los noventa, el código de ética periodística de este impreso incorpora sólo 9 de 26 criterios editoriales posibles  –o prácticas deseables–  de acuerdo con nuestra propuesta tipológica, los cuales son:  a) VERACIDAD: 1)  precisión, 2) imparcialidad y equilibrio informativo; b) INDEPENDENCIA: 3) autonomía informativa, 4) conflictos de interés y relación con las fuentes; c)  RESPONSABILIDAD: 5) respeto a la vida privada y al honor, 6) respeto al derecho de réplica y rectificación; d)  INTEGRIDAD PROFESIONAL: 7) distinción entre opinión e información, 8) rechazo del plagio, 9) uso correcto del lenguaje.

A continuación los puntos más relevantes de nuestro análisis:

A) Entre los temas más frecuentemente abordados destacan: i) Ofertas y propuestas de campaña,  ii) Rendición de cuentas de los partidos políticos, iii) Debates, iv) Resultados electorales, y v) Movimiento Yo soy 132.  Aquí vale la pena resaltar que en relación con los otros medios estudiados, Crónica  difundió pocos contenidos informativos sobre Ofertas de campaña en el periodo de análisis.  De los 151 textos informativos revisados, la mayor parte corresponden a la difusión de la campaña del PRI, con un total de 50; le siguió el PAN con 40, Panal 37 y el PRD con 24.  Es obvio señalar que con tales cifras se hace evidente la inclinación a otorgar mayor cobertura informativa a ciertos partidos, lo cual se constata en los contenidos y tratamientos de las notas publicadas.

B) Fueron frecuentes notas informativas que registraban la campaña del candidato priista y cuyas cabezas, manejo y presentación parecían enviadas directamente de la oficina de comunicación social del PRI. Títulos más propios de una gacetilla o inserción pagada que de una nota informativa publicada en un diario con un código deontológico.  Veamos algunas muestras de ello: “Enrique Peña Nieto firma grandes compromisos para cambiar a México. Se compromete a encabezar un gobierno que sepa cumplir” (30 de marzo); “Peña Nieto presenta decálogo para gobernar con democracia. Ofrece no reinstaurar ‘pasados que ya superamos’” (22 mayo); “México necesita una Presidencia democrática que sirva a todos, afirma Enrique Peña Nieto. El candidato del PRI garantizó que su partido va a ser respetuoso del pueblo mexicano” (27 mayo); “Peña Nieto presenta decálogo para apoyar la economía familiar” (4 junio); “Ofrece EPN mejor futuro por encima de ideologías”  (6 junio); “Afirma Peña Nieto que si gana, la sociedad verá el nuevo rostro del PRI” (9 junio).  El cuerpo de la información en todos los casos, desde luego, coincidía con las cabezas enlistadas. Es posible percibir un claro manejo propagandístico.

C) En contraste, las notas de los candidatos del PAN y PRD por lo regular llevaron títulos menos contundentes desde el punto de vista propagandístico. Ejemplos: “Cuestiones económicas no tienen por qué dividir  a las familias: Josefina” (22 mayo);  “Josefina Vázquez pide al Congreso legislar contra el lavado de dinero” (25 mayo); “Hoy tendré propuestas y no confrontaciones: Vázquez Mota” (10 junio); “AMLO pide a guerrerenses que no vendan su voto” (15 mayo); “AMLO ofrece seguir lucha antinarco, con otra estrategia” (24 mayo); “López Obrador afirma que sabe ‘qué hacer’ para serenar al país” (23 mayo). Como se aprecia, se trata de cabezas muy distintas de las referidas al candidato del PRI.

D) La incorrecta redacción y la falta de precisión distinguió a no pocas notas de Crónica. Un ejemplo de lo literalmente publicado:

Al iniciar su campaña de hoy viernes, el candidato de la Alianza PRI-PVEM se comprometió a encabezar ‘un gobierno que sepa cumplir’, y anunció  que en el curso de su campaña firmará otros compromisos para cambiar a México.

“Entre los cuales se encuentran, recuperar la paz y la libertad de los mexicanos, corrigiendo y replanteando la estrategia de seguridad nacional; crear un México incluyente y sin pobreza; más educación y de calidad para todos; generar más y mejores empleos y crecer para generar liderazgo, y orgullo de México en el mundo”.

En la misma nota se refiere que, tras el discurso, el candidato “encabezó una multitudinaria  Marcha de la paz y la esperanza”, pero omite cifras aproximadas y en la foto  –en  primer plano de EPN– no se observa ninguna multitud. Más adelante describe otro “acto masivo” con una “explanada llena hasta el tope” donde el político mexiquense ofreció otro discurso. Tampoco se ofrecen imágenes ni datos aproximados. (30 de mayo, p. 4). Otra nota fechada el 28 de junio, el mismo reportero (Luciano Franco) hace referencia a “miles de simpatizantes que  desde temprano colmaron la plaza” y a un “mitin multitudinario”, pero no aporta mayores datos por lo menos de fuentes oficiales.

E) De las pocas notas donde se hacía referencia a López Obrador (24), Crónica concedió mayor espacio a las concernientes al presunto “pase de charola” cuya primicia la ofreció El Universal como antes se consignó. Fueron 10 los textos periodísticos que recaban voces y críticas de distintos actores políticos e involucrados en el hecho denunciado. Es obvio suponer que, al igual que El Universal, se maneja una solicitud como un hecho consumado y a partir de tal supuesto se ofrecen las informaciones con títulos como los siguientes: “PRI y PAN exigen al IFE investigar gastos de López”; “El asunto a todas luces no se apega a la legalidad: Peña”; “Vázquez Mota cuestiona ‘honestidad valiente’” (31 mayo); “Acusa Coldwell a AMLO de mentir sobre asesores; le pide rendir cuentas” (5 junio); “El PRI exige a López informar quiénes son sus donantes” (6 junio).

F) El equilibrio informativo a todas luces queda trastocado en la Crónica no sólo con la frecuente publicación de informaciones que adquieren el cariz de boletines oficiales, sino también al privilegiar cabezas que son una joya como la siguiente: “El PAN verifica que Peña cumplió 508 de sus 608 compromisos”. Técnicamente impecable porque no falta a la verdad. Recordemos que en una etapa de la campaña, el PAN arremetió contra el candidato priista cuestionándolo por su falta de cumplimiento a  compromisos contraídos cuando era candidato a gobernador del estado de México. El PRI respondió con la propuesta de una  “Mesa de la verdad” para probar lo contrario. Mientras que otros medios enfocaron la misma nota en torno a los compromisos incumplidos (alrededor de 100), la Crónica hizo suya la perspectiva de la diputada priista Laura Rojas que subrayó el cumplimiento de los otros 500.

G) En la revisión hemerográfica llama la atención que Crónica haya solicitado entrevistas con personajes que invariablemente ofrecerían una postura favorable a EPN. (Ello no ocurrió, por supuesto, en sentido opuesto,  es decir: no fue posible registrar entrevistas de gente que refiriera visiones negativas del candidato de la alianza  PRI-PVEM). Por ejemplo, entre esos textos periodísticos recordamos dos  entrevistas:  una con René Arce  –exfundador del PRD–  que hizo alianza con el PRI y quien se expresa para descalificar a AMLO: “López Obrador golpea, no debate”, y agrega: “Parece que ya no le sirve su lema del gobierno amoroso” (9 mayo); y  otra con  Laura Piña, diputada del PVEM y otrora fundadora del PRD cuya expresión rescata el titulo: “Peña ganará, pese a la guerra sucia de los aliados López-Josefina” (23 mayo).

H) Si aún no fuera suficiente la franca postura editorial en favor del PRI y adversa a PAN y PRD, baste consignar lo siguiente:

  • La sección “Arriba y Abajo”, basándose en la combinación poco clara de opinión e información, suele ofrecer fichas criticas o elogiosas de personajes públicos. Sobre la candidata Josefina Vázquez Mota, ubicada en el segmento de “Abajo”, el 28 de marzo comenta que por sus señalamientos contra el titular de  Secretaría de Seguridad Pública, la vocera presidencial y el PRI, “Hay una frecuente falta de consistencia en sus declaraciones y eso no es una buena señal para México”. También en el apartado “Abajo” ubica al panista Ernesto Cordero quien, dice, “En su afán por descalificar al PRI, el asesor económico de JVM incurre en una mezcla de ignorancia y propaganda religiosa”.
  • Las informaciones contrarias al panismo a partir de fuentes seleccionadas por el diario, fueron frecuentes en contraste con las relativas al PRI. Algunas de ellas: “Luis Videgaray: ‘una falta de seriedad, las acusaciones del PAN (28 marzo); “Vázquez Mota basa en el ‘engaño y la falsedad’ su oferta electoral” (11 abril); “Al PAN le salió el tiro por la culata en la ‘guerra sucia’, afirma Coldwell” (21 abril); “En El PAN creen que una campaña es andar mentando madres todos los días. Astolfo Vicencio, militante desde 1952, advierte que Peña sale beneficiado con los ataques”  (3 mayo)

I) La parcialidad de Crónica se hace todavía más notoria si rescatamos y analizamos un fragmento de la nota informativa que dio cuenta de la visita de Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana el 11 de mayo y cuyo titulo fue “Responde EPN en la Iberoamericana a los cuestionamientos de alumnos”:

“En el auditorio José Sánchez Villaseñor, Peña Nieto recibió reclamos moderados pero los enfrentó y dio respuesta a cada uno de los cuestionamientos formulados, la mayor parte de ellos sin mayor argumentación.

“Algunos estudiantes le remarcaban supuestos vínculos personales y políticos, le criticaban su gestión gubernamental y lo acusaban de todo tipo de injusticias.

“A lo largo de cerca de 90 minutos que duró su participación dentro del auditorio, Peña Nieto respondió a todos los cuestionamientos que le hicieron estudiantes, pero en la medida en que el candidato respondía, los grupos hostiles hacia él dificultaban cada vez más, a través de gritos, insultos y consignas, un diálogo respetuoso y civilizado.

En virtud de que la agresividad de un sector de los presentes subía de tono, el candidato del PRI abandonó  el auditorio y al salir se enfrentó con un grupo  de estudiantes y personas ajenas a la Ibero, que lo cuestionó y lo abucheó.

“Ese grupo de alumnos y gente externa responsabilizó al candidato  del PRI  –mediante gritos y cartulinas–  del caso de los macheteros de San salvador Atenco, del no cumplimiento de sus compromisos cuando fue gobernador y de ligas con algunos personajes políticos”. (12 mayo)

Como se aprecia con los fragmentos subrayados, esta versión de los hechos contrasta con la ofrecida por los 131 jóvenes de la UIA dos días después a través de redes sociales y donde  reivindicaban su pertenencia a dicha universidad y su derecho a la protesta.  Más allá del  lenguaje ambiguo o poco preciso de la nota informativa (jamás presenta el reportero expresiones textuales de las protestas ni nombres de los “personajes políticos” ni preguntas ni las respuestas del candidato), ésta conlleva un claro sesgo editorializante.

 

PROCESO

En el contexto de la oferta mediática en el país, este semanario se consolidó como uno de los medios de análisis político más importantes, caracterizado por el alto nivel en la calidad de su investigación periodística. Desde su aparición en noviembre de 1976, la revista Proceso fue gestando un periodismo crítico e independiente gracias a un equipo de alto nivel en la escena del periodismo nacional que, durante poco más de  tres décadas, ha presentado las aristas más complejas y controversiales de la vida política en México.  A propósito  Proceso  podemos hacer las siguientes consideraciones:

Basado en  el Código Europeo de Deontología, su documento deontológico contempla once de los 26 criterios editoriales y no incluye las figuras de defensor de la audiencia, comité o consejo alguno para la vigilancia sobre el cumplimiento de las disposiciones existentes. Los criterios editoriales que se recogen son: a) VERACIDAD: 1) veracidad, oportunidad y precisión, 2) imparcialidad y equilibrio informativo, 3) corroboración y cotejo de datos, 4) contextualización periodística; b) INDEPENDENCIA: 5) autonomía informativa, 6) conflictos de interés y relación con las fuentes; c)  RESPONSABILIDAD: 7) respeto al anonimato de víctimas y a la presunción de inocencia de personas inculpadas en procesos judiciales; 8) respeto al derecho de réplica y rectificación, 9) respeto a los derechos de la infancia; d) INTEGRIDAD PROFESIONAL: 10) uso correcto del lenguaje; e) SERVICIO: 11) principio de no discriminación.

Entre los materiales periodísticos que merecen analizarse para los propósitos de nuestra investigación, destacan lo siguientes:

A) El reportaje  titulado: “Vázquez Mota, apoyada por el Yunque”, elaborado por Alejandro Gutiérrez. (Proceso 1850, 15 abril 2012) refiere que, como parte del equipo asesor de campaña de la candidata Josefina Vázquez Mota, se identifica a Antonio Solá, integrante del grupo español Ostossola que, a su vez, puede señalarse como participante en la guerra sucia contra el ex presidente del Gobierno Español José Luis Rodríguez Zapatero. Esta información sirve de marco para establecer la relación entre grupos ultraconservadores como el denominado “Yunque” que participan y apoyan a Josefina Vázquez Mota.  Es significativo que, a partir de dos denuncias anónimas presentadas en España, el  reportaje ofrezca hechos ocurridos en el año 1991, como prueba del establecimiento de vínculos entre personas y empresas que son asociadas a grupos que se califican como: “Ultraconservadores, secretos y paramilitares”. En este texto se transgrede el criterio de imparcialidad y equilibrio informativo al hacer conclusiones basadas en informes que no ofrecen suficiente certeza al dar por hecho vínculos y apoyos provenientes de fuentes anónimas. En este caso, también se puede observar que el título del material periodístico da por sentado el apoyo que el grupo denominado el Yunque daría a la candidata del PAN, sin que en el desarrollo de la información se presenten los datos que justifiquen y certifiquen  tal afirmación.

B) En el reportaje titulado: “PRI: Vanidad y vacuidad”, escrito por Jenaro Villamil. (Proceso 1849, 8 de abril de 2012) se presenta un uso excesivo de calificativos que poco  ayudan a la contextualización de los hechos; más bien, se apunta a una crítica que se torna parcial sobre las prácticas políticas de los actores. En este caso, resulta importante observar que el clásico género del reportaje informativo (que por norma debiera excluir los juicios u opiniones del reportero) toca los linderos del artículo editorial habida cuenta su fuerte carga opinativa. Algunos ejemplos:

–“Si bien en su equipo de campaña Enrique Peña Nieto se rodeó sobre todo de jóvenes universitarios, conocidos con el mote de Golden boys, sus actos proselitistas rezuman las fórmulas más anquilosadas del viejo priismo. Ostentación y derroche, vacuidad discursiva, despliegues de lambisconería, frivolidad, son algunas de las características más acusadas de esos eventos” Esta generalización sobre la organización de los actos de campaña aparece como una muestra del uso de un lenguaje que no aporta suficiente  información al lector.

–Algunos han clonado la imagen y hasta el emblemático copete del peñismo, como el candidato priista a gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, a quien el aspirante presidencial del PRI eligió como su compañero en el arranque formal de su campaña en Guadalajara, territorio que el PRI busca recuperar después de 18 años de gobiernos panistas.

Como se aprecia, en las citas se ofrecen elementos de carácter editorializante que poco abonan a la calidad y el rigor del contenido informativo de un reportaje.  La descripción sobre actos de campaña donde se hace el recuento de asistentes y se alude a expresiones políticas de apoyo por parte de simpatizantes de Peña Nieto, no aporta información sobre los temas u ofertas de campaña expuestos en los actos, lo que hace aparecer más como una crítica a las notas de color ocurridas durante los eventos.

C) En el reportaje titulado: “Salinismo de vuelta” (Proceso 1851, 22 de abril 2012) se establece la estructura y el estilo propios de un género de opinión y no de un género informativo. Si bien se presentan datos que permiten construir un mapa de relaciones entre los actores políticos y sus prácticas, la reseña sobre la participación de figuras políticas vinculadas al gobierno de Carlos Salinas de Gortari aparece como el resultado de lo que se denominan “las limitadas capacidades políticas” del aspirante priista, lo cual  se puede observar en el siguiente fragmento:

En la lógica que supone la necesidad de apuntalar la candidatura de Enrique Peña Nieto ante las limitadas capacidades políticas del candidato presidencial del PRI, tres tecnócratas salinistas operan como “cerebros” de su campaña. Se trata de Pedro Aspe, José Córdoba Montoya y Santiago Levy. El primero actúa como inspirador de la apertura total del sector energético; el segundo como promotor del fin de la representación proporcional, y el tercero como estratega en materia de política social. Peña Nieto deja claro así su “embelesamiento” con el neoliberalismo heredado por Carlos Salinas de Gortari”.

Se puede señalar que a partir del manejo de adjetivos calificativos se transgrede el criterio de imparcialidad y equilibrio informativo. Así mismo, ante la falta de sólidos elementos para la corroboración y cotejo de datos, se hacen inferencias como las siguientes:

–“Convertidos en consultores, accionistas o cabilderos de trasnacionales de los ramos energético, eléctrico y manufacturero; en asesores e intermediarios entre gobiernos estatales y la banca para “renegociar” las millonarias deudas locales, los dos colaboradores más importantes del sexenio salinista Pedro Aspe y José Córdoba Montoya están de vuelta. Son los “cerebros” del candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.

–“Pilares de la tecnocracia mexicana, sobrevivientes en la disputa entre Carlos Salinas y su sucesor Ernesto Zedillo, los dos integrantes del grupo compacto formado en la Secretaría de Programación y Presupuesto durante el sexenio de Miguel de la Madrid, operan fuera de reflectores”.

–“Hoy, Aspe y Córdoba influyen en las principales propuestas de gobierno del candidato priista. Su trabajo consiste en convencer al empresariado para que apoye a Peña Nieto, pero sobre todo definen el tono ideológico del mexiquense que aspira a ser el presidente de los “compromisos cumplidos” y del “gobierno eficaz”.

La idea de que los actores políticos a los que se alude son los “cerebros” de EPN, supone una afirmación que no presenta firmes fundamentos.

D) El  trabajo periodístico titulado: “Vocación por el fraude”, escrito  por Álvaro Delgado (Proceso, 24 junio, 2012) se observa que, pese a una apropiada contextualización mediante el aporte de datos, el lenguaje recurre al uso de calificativos que tienden a denostar a uno de los actores de la información.  Algunos ejemplos:

“En 2003, como presidente del Consejo de Administración de una empresa –Electronic Publishing–, el ahora senador y presidente del PAN Gustavo Madero cometió algunos delitos: entonces diputado federal, ganó una licitación para la instalación de software en el aeropuerto capitalino, con lo que violó la Ley de Adquisiciones. Luego su firma no cumplió con su parte del trabajo e hizo quedar mal a un empresario con el que se había asociado. Y para acabar: cuando llegaron las sanciones la compañía de Madero no pudo ser localizada.

“Tachado de traficante de influencias desde que era diputado federal, el senador Gustavo Madero Muñoz, presidente del Partido Acción Nacional (PAN), es un lastre más para la debilitada candidata de su partido a la Presidencia: ahora es acusado también de fraude”.

El reportero emite juicios descalificatorios como: “traficante de influencias”, “laste” o “debilitada candidata” para presentar un hecho: la acusación de fraude sobre la figura del presidente del PAN Gustavo Madero.

Otro ejemplo de este manejo parcial de la información se advierte en el siguiente párrafo, donde se vuelven a utilizar calificativos que no aportan información y sí dejan ver una posición que corresponde más a los géneros de opinión que a los informativos:

“También es evidente que estos funcionarios públicos se han dedicado a hacer negocio con el gobierno de una manera indebida y deshonesta. Con estos comportamientos queda claro que se asociaron para cometer delitos e incurrir en actos de corrupción, fraudes, incumplimientos, falsedad de declaraciones ante autoridades administrativas, variación del nombre o domicilio, tráfico de influencias e intimidaciones”.

A partir de la selección de ciertos casos útiles para observar el manejo editorializante de la información que hacen algunos colaboradores de Proceso, se puede señalar que si bien se reconoce el carácter analítico de la revista, parece no hacer concordancia clara entre los postulados explícitos en el código deontológico y las formas de presentación de la información. Al señalar de manera reiterada acusaciones sin sólida información que las respalde, el trabajo periodístico deja de atender a los criterios básicos asociados al  criterio de imparcialidad y equilibrio informativo.

 

REFORMA

El diario Reforma nace el 20 de noviembre de 1993, dirigido por Alejandro Junco de la Vega González, a su vez director desde fines de principios de los setenta de El Norte de Monterrey, empresa periodística líder en en esa zona del país cuyo origen data de 1938 cuando se funda con el apoyo financiero del Grupo Cervecería Cuauhtémoc.  Sus vínculos originarios con la iniciativa privada le han significado confrontaciones con el poder gubernamental en los años setenta. Por ello no ha sido gratuito que la característica que ha distinguido a Grupo Reforma (conglomerado que hoy aglutina a El Norte y Reforma, así como a Mural de Guadalajara y La Palabra de Saltillo) sea  el desarrollo de un periodismo distante del oficialismo y, hasta cierto punto, afín a posturas proempresariales. (Esquivel, 2003)

De acuerdo con nuestra revisión tipológica, Reforma asume 9 de los 26 criterios editoriales convenientes en un código de ética periodística. Aunque en este cuerpo deontológico no refiere detalles de consejo editorial alguno, según José Luis Esquivel (2003) desde principios de los años ochenta, el equipo operativo de El Norte (empresa matriz de Reforma) tomó la decisión de adoptar un código deontológico y más adelante conformar consejos editoriales –por cada una de las secciones que integran el diario- integrados por representantes de diversos sectores sociales (amas de casa, empleados, maestros, funcionarios, académicos, entre otros). Ese mismo sistema de trabajo se ha adoptado en Reforma desde su creación.

Sirva lo anterior para exponer a continuación los aspectos más relevantes del análisis en torno a este diario:

A) Los criterios editoriales que contempla su código deontológico son los siguientes: a) VERACIDAD:1) veracidad, oportunidad y precisión, 2) imparcialidad y equilibrio informativo, 3) corroboración y cotejo de datos; b) INDEPENDENCIA: 4) conflictos de interés y relación con las fuentes; c) RESPONSABILIDAD: 5) respeto a la vida privada y al honor, 6) respeto al anonimato de víctimas y a la presunción de inocencia de personas inculpadas en procesos judiciales, 7) respeto al secreto profesional del periodista; d) INTEGRIDAD PROFESIONAL: 8) uso correcto del lenguaje; e) SERVICIO: 9) principio de no discriminación.

B) Los temas recurrentes consignados durante el periodo examinado fueron los siguientes: Ofertas de campaña, Movimiento #Yo yoy 132; Inconformidad, protestas e impugnaciones; Corrupción y acarreos priistas, Debates, y Resultados electorales.

C) Al analizar la información relativa a “Ofertas de campaña”, advertimos  lo siguiente: Del PRI se publicaron 22 notas, cinco de las cuales recogían planteamientos críticos a su candidato; sobre el PAN se consignaron 16 y no se observaron notas adversas a la candidata; y en torno al PRD registramos 15 notas, dos de las cuales cuestionaban a AMLO o su plataforma; respecto de Panal y su candidato en notas informativas nada  fue posible registrar; vale señalar, sin embargo, que Reforma publicó 17 cuadros comparativos con  las propuestas de los cuatro candidatos presidenciales.

D) Observamos, pues, que  este diario por lo regular dio equitativo  espacio a los tres principales partidos políticos (PRI, PAN, PRD), incluso cuando daba la voz a expertos para  criticar sus plataformas de campaña (Ejemplos:“¿Importa la cultura? Analizan expertos las propuestas de tres candidatos a la Presidencia”, 4 junio, p. 32; “Ofrecen dar prioridad a turismo”, 31 mayo, p. 10; “Apoyos mejor dirigidos para bajar la pobreza”, 25 de mayo. p. 14-15; “Que los ciudadanos retomen el gobierno”, 23 mayo, p. 10-11). Sin embargo tanto en este tipo de informaciones como en notas de seguimiento diario, prácticamente se omitió al candidato del Panal, Gabriel Quadri.

E) Fue posible detectar la tendencia a un insistente escrutinio hacia el PRI y su candidato. Para ejemplificar lo anterior he aquí sólo tres referencias:  Tras dar a conocer en el mismo periódico los presuntos actos de corrupción y nexos con el narcotráfico del ex gobernador priista en Tamaulipas, se publicaron notas como las siguientes con importante despliegue: a) “Rodea campaña sombra de Yarrington” (28 mayo. p. 9); “Incautan avión de Yarrington. Decomisan en EU jet privado que liquidó Pablo Zárate, ligado al exgobernador”, y en la entrada destacaba: “Agentes federales de Estados Unidos aseguraron hace una semana un avión Pilatus PC-12/45, cuya propiedad se atribuye a uno de los prestanombres del es Gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, quien es acusado por autoridades de Estados Unidos de recibir dinero proveniente de pagos de sobornos del Cartel del Golfo y Los Zetas” (12 junio, p.3); b) “Brotan denuncias contra coacción. Graban a priistas negociando votos. Ofrecen dinero por electores; pide PRD vigilar a gobernadores” (19 junio, p. 2).   c) “Confiesa PRI uso de tarjetas Monex. Utilizan ‘monederos’ para pagar a estructuras. Señala dirigencia que se contrató a empresa Alkino y que aún le debe”. ( 20 julio, p- 5)   Es importante subrayar que tales notas no faltan a la verdad en el registro de la información. Sólo llama la atención el hecho de que dediquen mayor despliegue en contraste con las debilidades y puntos débiles de los otros candidatos.

F) Aunque no significó una práctica recurrente, no puede dejarse del lado el manejo de notas sin fuente identificable. Esto particularmente suele darse en la columna “Templo mayor”, firmada por Bartolomé, un seudónimo que en realidad cada día ofrece información bajo la la óptica y la postura editorial del diario. Tres ejemplos:  a) Al referirse a una reunión en Los Pinos dos días después de  la elección presidencial, escribió: “Quienes estuvieron a la mesa cuentan que el Presidente buscaba dos cosas: darle un poco de Shampoo de cariño a Josefina y, sobre todo, enfriar los ánimos albiazules. Y es que todavía no pasan ni los nueve dias del velorio cuando ya los distintos grupos panistas están disputándose los restos del naufragio” (4 julio, p. A16).

b) “Si de por sí en estos días el calor anda desatado, en el cuartel general de Enrique Peña Nieto, la temperatura se siente más alta. (…) Otro tema que puso tensas las cosas fue el destape de los supuestos narcosobornos para el tamaulipeco Tomás Yarrington. Cuentan que Videgaray pidió tomar acciones inmediatas y echarlo del PRI, pero que Pedro Joaquín Coldwell trató de imponer mesura toda vez que no  se le ha juzgado al ex gobernador” (30 mayo, p. 10)  c) “Quienes apostaban a que Luis Videgaray sería el próximo secretario de Hacienda es muy probable que pierdan el dinero. Al interior del equipo de Enrique Peña se comenta que los planes para el estratega de la campaña son otros. Según esto, su lugar estará directamente en Los Pinos, como Jefe de la Oficina de la Presidencia”. (9 julio, p. 12).   Este tipo de secciones que acostumbran combinar datos filtrados con opinión editorial, son hasta cierto, punto comunes en otros diarios como “Bajo reserva” en El Universal, “Pepe Grillo” en  Crónica y “Trascendió” en Milenio; sin embargo, habida cuenta que no ofrecen fuentes, suelen caer en especulaciones o suposiciones del tipo “se dice”, “se comenta”, “se rumora” (véase nuestro subrayado) y que sirven más a los actores políticos que a los lectores. Un periodismo de “trascendidos” no abona realmente al sentido de responsabilidad de un medio informativo.

G) Pese al sesgo antes referido, a diferencia de cabezas informativas notoriamente editorializantes como las acostumbradas en Crónica y Proceso, Reforma ofreció un manejo más aséptico o descriptivo y menos parcial, lo cual tendió a perfilarse en casi toda la cobertura. Enseguida algunas muestras: “Firma Peña pacto ‘anticorrupción’. Incluyen en acuerdo a Espino, Robles y Sosamontes” (6 junio, p.6); “Anuncia Peña plan de reformas. Prepara equipo para redactar iniciativas. Describe priista que se enfocará a temas energético, laboral y hacendario” (3 julio, p. 6); “Detallan plan de AMLO. Buscarán ahorros en el gasto público y su inversión: gabinete propuesto. Ofrecen conferencia quienes serían Secretarios de Estado con el tabasqueño” (8 junio, p. 5); “Calcula bajo AMLO los costos de los trenes. Estándares internacionales estiman más caro el proyecto. La Coalición propone hacer5,300 kilómetros en el norte y sureste del territorio” (22 junio, p. 4); “Ofrece JVM encarcelar al  ‘Chapo’ y a Yarrington. Asegura que el capo, y los aliados de Peña serán llevados ante la justicia” (1 junio, p. 6); “Pide JVM cuidar logros alcanzados. Destaca políticas en salud y combate a la pobreza” (8 junio, p. 6)

H) Si bien fueron advertibles ciertos sesgos, resulta innegable que Reforma fue de los pocos medios impresos que concedió voz e importante espacio a la sociedad civil en torno al planteo de su postura frente a los candidatos. Baste algunas referencias de notas y titulares al respecto: “Prometen candidatos cumplir agenda civil. Entregan propuestas y les dan 15 días para dar respuesta de su compromiso”, y el texto refería: “Representantes de más de 300 organizaciones civiles entregaron ayer sus propuestas para construir un México Pacífico y Justo a los cuatro candidatos y los comprometieron a implementarlas en caso de resultar vencedores tras la contienda electoral” (23 mayo, p. 2); “Ignoran candidatos atención a víctimas. Desdeñan problemática en sus plataformas. Critican activistas análisis a medias y falta de seriedad en las propuestas”  (28 mayo, p. 2); “Reprueban ONG oferta de candidatos” (5 junio, p. 26).

I) Es preciso reconocer que, de los medios analizados, Reforma fue la publicación que mayor espacio dedicó al movimiento Yo soy 132 al rescatar su voz, actos, planteamientos, críticas y propuestas. Algunas evidencias: “Debaten estudiantes postura electoral”. Bajada: “Las definiciones sobre apartidismo y rechazo específico a la candidatura de Enrique Peña Nieto fueron el tema central de la asamblea del movimiento #Yo soy 132. Entrevistados por Reforma, alumnos de diversas universidades exponen su punto de vista” (31 mayo. p. 6); “Crecen protestas contra Peña y TV. Realizan segunda marcha contra mexiquense. Critican estudiantes a medios; afirman que quieren imponer a candidato priista” (11 junio. p. 2); “Alista  #Yo soy 132 su ‘cierre’ electoral. Definen plan de movilizaciones rumbo al 1 de julio” (13 junio, p. 4);  “Marcha #132… ocho horas. Acusan que elección fue ilegal. Pasan por ocho avenidas principales del DF; dicen Ńo a Peña Nieto” (31 julio, p. 4); “Reporta #YoSoy132 anomalías. Ofrece fotos y videos” (6 julio, p. 8)

J) En lo que concierne a  un valor medular como lo es el Servicio, es justo tomar en cuenta que, sin considerarlo en su cuerpo deontológico, Reforma se destacó por ser el medio impreso que mayor espacio concedió a cartas de los lectores y mensajes vía twitter con un total de 167 sobre temas diversos repartidos de la siguiente forma: resultados electorales (28), inconformidad, quejas e impugnaciones (18), yo soy 132 (16), ofertas de campaña (10), debates (10), corrupción priista (8), otros temas (78).

Las cartas de lectores suelen tener una extensión de hasta dos o tres párrafos o más y permiten la expresión ciudadana.

 

Conclusiones generales

  • En México contabilizamos apenas 22 códigos de ética periodística de medios impresos. Ocho de ellos se editan en el DF: El Universal, Crónica, Reforma, la revista Proceso, El Economista, El Financiero, El Semanario y revista Contralinea.  Si bien loable su disposición autorregulatoria, no rendirán frutos si tales documentos autorregulatorios no se vinculan operativamente con algún organismo que vele por su cumplimiento.
  • Aunque El Universal  en su código de ética dice contar con un Comité de ética cuyo fin será “garantizar”  la observancia del documento, recibir las cartas de rectificación y analizar las violaciones a los principios editoriales, lo cierto es que no específica su forma de operar ni quiénes lo integran. Igualmente ocurre con Crónica, pues en su documento deontológico refiere un Consejo Editorial, pero en ninguna parte clarifica quiénes lo integran ni como funciona. La revista Proceso ninguna referencia hace a este tipo de cuerpos colegiados. El rotativo que nada dice de órganos de consulta (Reforma), paradójicamente, sí tiene consejos editoriales para cada una de las secciones que integran el diario.  (Esquivel, 2003)
  • El código ético de El Universal recoge 17 de 26 criterios editoriales deseables, circunstancia que lo hace el más completo  –de acuerdo con nuestra tipología propuesta–  de los cuatro documentos deontológicos aquí examinados.  De esos 17 criterios editoriales consignados, observamos que descuidó seis en su cobertura informativa sobre el proceso electoral de 2012: 1) Imparcialidad y equilibrio informativo, 2) autonomía informativa, 3) conflictos de interés y relación con las fuentes, 4) distinción entre opinión e información, 5) distinción entre publicidad e información y 6) vías de comunicación abiertas al público.
  • Crónica considera sólo 9 de 26 criterios editoriales posibles. De esos nueve principios deseables es posible señalar que incumplió  cinco: 1) Precisión, 2) Imparcialidad y equilibrio informativo, 3) Autonomía informativa, 4) Distinción entre opinión e información y 5) Uso correcto del lenguaje.
  • Proceso incluye 11 de los 26 criterios editoriales deseables para un código de ética periodística. El análisis de los casos que se realizó, revela una franca tendencia a la editorialización de la información. Esto implica que se incumple con dos criterios deontológicos:  1) Imparcialidad y equilibrio informativo,  2) Distinción entre opinión e información.
  • Reforma asume 9 de los 26 criterios editoriales convenientes para un código de ética periodística. De esos 9, advertimos que incumplió con el relativo a Imparcialidad y equilibrio informativo.  Algo digno de destacar es que, si bien este diario no señala en su código ético nada en torno al valor de Servicio que implica, entre otras cuestiones, la apertura a la participación del público, fue  el medio que mayor espacio concedió a cartas de los lectores.  Asimismo fue la publicación que mayor espacio dedicó al movimiento social Yo soy 132 al rescatar su voz, actos, planteamientos, críticas y propuestas.
  • Tras una revisión de los temas más recurrentes, observamos que, más allá de los asuntos obligados (Oferta electoral, Debates, Resultados electorales…), la selección de la agenda distinguió y prácticamente puede describir la postura editorial de los medios analizados: El Universal, por ejemplo, además de los tópicos obligados, dio particular relevancia al “pase de charola” de AMLO para apoyo de su campaña y a la ruptura de Fox con el PAN; Crónica igualmente retomó la rendición de cuentas de los partidos políticos y en específico el “pase de la  charola” perredista;  y Reforma concedió importante espacio a temas como el Movimiento #YoSoy132; la inconformidad, protestas e impugnaciones; y la corrupción y acarreos priistas.  Aquí es fundamental hacer un alto reflexivo: observamos que en próximas investigaciones habría que profundizar más en lo que no se publica y no sólo en lo que aparece registrado habida cuenta que ciertos silencios periodísticos sobre hechos insoslayables también constituyen posturas editoriales y éticas.
  • Haciendo una brevísima recapitulación, podemos afirmar que el criterio editorial más desdeñado por los cuatro medios examinados fue el de Imparcialidad y equilibrio informativo, lo cual pudiera  vincularse a su vez con el valor de la independencia. En segundo término, el Servicio –y  particularmente el principio editorial que atañe a los vínculos con la audiencia–  representa un importante valor poco atendido por tres de los cuatro medios, ya que Reforma  –aunque no lo cita en su cuerpo deontológico–  abre considerablemente sus páginas a la voz de los ciudadanos.
  • Consideramos que el periodismo, si realmente pretende ser útil para la gente, precisa alejarse de obsesivas filias y fobias políticas o editoriales. Un camino rumbo a ese objetivo podría ser impulsar la creación no sólo de los referidos mecanismos autorregulatorios sino también el desarrollo de estudios e instancias para escrutar, analizar y hacer visibles las debilidades y fortalezas  de la prensa mexicana.
  • En suma: hablar de responsabilidad social de  los medios informativos obliga al impulso de mecanismos autorregulatorios como los códigos éticos y los defensores de la audiencia en cuya dinámica es preciso que converja la participación de integrantes de las empresas periodísticas, entidades públicas y  grupos de la sociedad civil. En este terreno, la academia tiene mucho por hacer.

 

FUENTES / REFERENCIAS

AZNAR Hugo (1999). Ética y periodismo. Códigos, estatutos y otros documentos de autorregulación. Buenos Aires, Argentiba: Paidós.

AZNAR Hugo y Villanueva, Ernesto (Coords.) (2000). Deontología y autorregulación informativa. Ensayos desde una perspectiva comparada. México DF: Universidad Iberoamericana, UNESCO y Fundación Manuel Buendía.

AZNAR Hugo (2005c). Comunicación responsable. La autorregulación de los medios.  Barcelona, España: Editorial Ariel.

BLÁZQUEZ Niceto (2000). El desafío ético de la información. Madrid, España Editorial: San Esteban-Edibesa.

BLÁZQUEZ Niceto (2002). La nueva ética en los medios de comunicación. Madrid, España: Biblioteca de Autores Cristianos.

ESQUIVEL Hernández José Luis (2003). Reforma. Un grupo con angel. Monterrey, Nuevo León: Editorial Cerda.

FERNÁNDEZ Christlieb, Fátima (2002). La responsabilidad de los medios de comunicación. México DF:  Paidós.

GONZÁLEZ Cecilia (2006)., Escenas del periodismo mexicano. Historias de tinta y papel: México DF: Fundación Manuel Buendía.

HERRÁN, María Teresa y RESTREPO, Javier Darío (1992). Ética para periodistas. Bogotá, Colombia: Tercer Mundo Editores.

LÓPEZ MAÑERO Cristina (2000). “Los mecanismos de autorregulación en los medios de comunicación españoles”. En Aznar H. y Villanueva E. (Coords.). Deontología y autorregulación informativa. México: Unesco, UIA y Fundación Manuel Buendía.

MARTÍNEZ, Omar Raúl (2009). Códigos de ética periodística en México. México DF: Universidad Benemérita Autónoma de Puebla / Fundalex / Fundación Manuel Buendía.

RESTREPO  Javier Darío (2004). El zumbido y el moscardón. México DF: FCE / Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano.

SCHMUHL, Robert (1985). Las responsabilidades del periodismo. Barcelona, España: Editorial Mitre.

TREJO Delarbre, Raúl (1997). Volver a los medios. De la crítica a la ética. México, DF: Ediciones Cal y Arena.

VILLANUEVA, Ernesto (1999). Deontología informativa. Códigos deontológicos de la prensa escrita en el mundo.  México DF: Universidad Iberoamericana y Pontificia Universidad Javeriana.

VILLANUEVA, Ernesto (2000a). Ética de la radio y la televisión- México DF:  UIA y UNESCO.

VILLANUEVA, Ernesto (2002). Autorregulación de la prensa: una aproximación ético-jurídica a la experiencia comparada.  México DF: Universidad Iberoamericana y Miguel Ángel Porrúa Grupo Editorial.

 

Fuentes digitales

MORENO, A. (2008) La Crónica de Hoy y Milenio Diario. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos-pdf4/cronica-hoy-y-milenio-diario/cronica-hoy-y-milenio-diario.pdf

MEDIATIZANDO 2.0. (2007) “¿Por qué salió Pablo Hiriart de Crónica?” Disponible en: http://mexmedia.blogspot.mx/2007/01/por-qu-sali-pablo-hiriart-de-crnica.html

 

FICHAS CURRICULARES

Omar Raúl Martínez Sánchez.

Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Cuajimalpa

omaraul2000@yahoo.com.mx

Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, con estudios de Posgrado en Derecho de la Información por la Universidad de Occidente. Asimismo, imparte clases en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, así como en la Maestría de Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Es presidente de la Fundación Manuel Buendía, director de la Revista Mexicana de Comunicación y miembro del Consejo Editorial de Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano. Autor de los libros Semillas de periodismo, Manuel Buendía en la trinchera periodística, Repensar el periodismo, Códigos de ética periodística en México, Edmundo Valadés tiene permiso y Esencia del periodismo (Comp.).  Coautor de varias obras, entre ellas: Apuntes para una historia de la TV mexicana, De reporteros, Riesgos y perspectivas del periodismo latinoamericano, Deontología y autorregulación informativa, Retratos de Manuel Buendía, La Ley Televisa y la lucha por el poder en México, Investigar la Comunicación en el México de hoyAnálisis y testimonios de la libertad de Expresión en México. Actualmente es Profesor Investigador Asociado  del Departamento de Ciencias de la Comunicación en la División de Ciencias de la Comunicación y Diseño de la UAM, Unidad Cuajimalpa.

 

Dolly Espínola Frausto

Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco

espinola@correo.xoc.uam.mx

Maestra en Comunicación con especialidad en Fotografía. Profesora de la UAM desde 1995 donde ha desempeñado diversos cargos de gestión académica. Ha participado en la organización de eventos en colaboración con el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de la Ciencias de la Comunicación, la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social, la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación, las Cámaras de Senadores y Diputados. Ha publicado el libro La incorporación de la informática en la industria periodística y artículos sobre tecnologías de información y formación profesional del comunicador; comunicación visual y cultura política. Premio Nacional de Tesis en Comunicación 1988 por el CONEICC. Evaluador de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior y de los Proyectos Estatales para el Fortalecimiento de la Educación Normal, SEP.

 

 



[1]    Publicado en 1980, el Informe McBride ya advertía sobre la necesidad del diseño y adopción de medidas que permitieran orientar la actividad  de los medios de comunicación como factor fundamental en el desarrollo social. En línea http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066sb.pdf

 

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces