Casi invisibles, un grupo de algunos miles de mujeres cuyos esposos murieron como parte de la guerra contra el crimen organizado no sólo han debido padecer el dolor de la ausencia y la pérdida, sino también el rigor de una legislación que las condena a vivir solas de por vida, sin importar que una buena parte de ellas aún sean muy jóvenes.

Para recibir la pensión que por ley les corresponde a ellas y a sus hijos deben jurar castidad eterna y viudez por siempre: no pueden volver a casarse ni vivir en concubinato, ni haber procreado otro hijo, so pena de que las priven de ese derecho.

Estas viudas, cuyos maridos, elementos de las fuerzas de seguridad del gobierno, murieron asesinados por el crimen organizado, son otros de los daños colaterales del sexenio. Son las viudas de la guerra.

 

Por Zorayda Gallegos Valle
Fotografía: Eduardo Loza

 

 

Como todos y cada uno de los días del último año, la mañana del 5 de diciembre de 2007 Julia se levantó y prendió la veladora en el altar dedicado a su esposo. Se persignaba frente a la imagen de su marido cuando escuchó que alguien tocaba la puerta y fue a abrirla.

–¿Usted es Julia? –le preguntó a bocajarro una mujer armada con un folder y una pluma en mano.
–Sí –respondió la joven.
–Soy la licenciada Rosa María y vengo del Isssteleon a hacerle unas preguntas.

Julia la pasó a la sala, un pequeño cuarto con tres sillones, un librero con recuerdos de su boda y una especie de repisa, con flores y la veladora. Arriba: una foto grande en la que su marido viste con orgullo su
uniforme de policía estatal.

La mujer se sentó y mientras leía una hoja, comenzó a preguntar.

–¿Hace cuanto que enviudó? ¿Quién vive con usted? ¿Vive usted con alguien: novio, concubino o esposo? ¿Ha salido en los últimos 12 meses con alguien? ¿Tiene amigos –hombres– que la visiten en su casa? ¿Cuántas recámaras tiene la casa? ¿Usted con quién comparte habitación?

Julia, sorprendida por el tipo de preguntas tan personales, no la dejó terminar e interrumpió el interrogatorio.

–¿Por qué me pregunta todo esto? ¿A usted qué le interesa con quién vivo yo?
–Señora –replicó la licenciada–, si usted lee la cláusula del contrato que firmó para acceder a su pensión,
ahí se especifica que para recibir su ayuda mensual, no puede volver a casarse ni vivir en concubinato, ni haber procreado otro hijo. Y esto es sólo una verificación.
–Pero a mí nunca me dijeron nada –atinó a responder Julia, con desconcierto.
–Pues está en el artículo 99 dela Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Nuevo León.

En ese momento, la joven, seria y de cabello negro, sintió que la condenaban a vivir sola de por vida.

Su madre había muerto dos años antes y no tenía hijos. Sus hermanos vivían en Durango y lo único que la unía a Monterrey, su esposo, un policía estatal con vocación de justicia, había muerto en 2006 en un atentado.

–Entonces, ¿vive usted con alguien o no? –insistió machaconamente la licenciada.

† † †

Julia, de apenas 24 años, es, en efecto, una viuda, una de las miles de viudas cuyos esposos –soldados, policías federales, estatales, municipales, marinos– han muerto y son parte de las bajas de la guerra contra el narcotráfico.

Duranguense afecta a las redes sociales y a chatear, ha debido lidiar con el dolor y el vacío por la pérdida violenta de su pareja de vida, pero además pelear por quitarse una etiqueta que le colocaron por decreto: está condenada a ser viuda por siempre, so pena de perder la pensión que le dejó su esposo y que por ley le corresponde.

No son pocas las mujeres mexicanas en su situación: 2 mil 886 integrantes de fuerzas de seguridad del país han fallecido desde 2006 y hasta mediados de 2011 en todo el país, según un informe remitido al Senado y ala Cámarade Diputados por el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

Según detalla el documento, mil 296 de los fallecidos eran policías municipales; 963, estatales; y 627, soldados, marinos, policías federales, custodios, aduanales, agentes del Cisen y dela Unidad Especializadade Inspección Fiscal y Aduanera.

En el caso de Julia, le aplicaron el artículo 99 de la ley del Isssteleon: “La esposa supérstite (sobreviviente) o la concubina, al igual que el esposo supérstite o el concubinario, disfrutarán de por vida la pensión concedida por el instituto, salvo cuando llegaren a contraer nuevas nupcias, vivan en concubinato o engendren un hijo, en cuyo caso se cancelará la prestación económica”.

Nuevo León no es un caso de excepción: en los 31 estados dela Repúblicay en el Distrito Federal, las viudas o viudos de integrantes de las fuerzas de seguridad están condenados por las legislaciones a vivir solos de por vida cuando su cónyuge fallezca.

En ellas se establece que en el momento en que estas mujeres u hombres lleguen a casarse, vivir en concubinato o tener un hijo –caso de Nuevo León– perderán su derecho a las compensaciones y pensiones asignadas por ley.

En el marco federal ocurre lo mismo: el artículo 35 de la ley del ISSSTE dice que los derechos a la pensión se pierden en caso de que el deudo contraiga matrimonio o viva en concubinato.

En las fuerzas armadas existen más restricciones, pues la condicionante va un poco más allá: limitar a las hijas y hermanas solteras del elemento fallecido.

El artículo 52 de la legislación militar advierte que la pensión se pierde al “contraer matrimonio o vivir en concubinato el cónyuge supérstite, las hijas y hermanas solteras; o en nuevo concubinato la concubina y el concubinario”.

La condena por ley a vivir en estado permanente de viudez había pasado desapercibida hasta hace unos meses, cuando un grupo de viudas de policías ministeriales de Durango decidieron protestar e interpusieron una queja antela Comisión Estatalde Derechos Humanos por considerar que se violaban sus garantías individuales.

Cuando Julia se enteró de que aparte de haber perdido a su joven esposo –“delgado, blanco, cabello negro, sin barba ni bigote; no es por nada, pero muy guapo”–, quedaría castrada afectivamente por la ley buscó apoyo enla Asociaciónde Viudas, Jubilados y Pensionados de Dependencias Policiacas de Nuevo León.

Antonio Rodríguez Zaleti  preside esta asociación, creada en 2001, pero cuyas filas se han nutrido a partir de 2006. “Actualmente, las viudas estatales tienen derecho a la pensión vitalicia mientras no infrinjan el artículo 99 de la ley, que las obliga a no casarse, no vivir con otra persona; cuando se tiene un hijo de otra persona, automáticamente se pierde”.

El problema, dice Rodríguez Zaleti, es que cada vez hay más viudas e hijos huérfanos: en Nuevo León han muerto al menos 100 policías estatales desde 2006, y en muchos casos se ha suspendido la pensión por infringir la ley. “Hay viudas que perdieron su pensión por volver a casarse, y otras que no tienen servicios médicos ni becas para sus hijos”.

† † †

Susana cargaba en la sala a su bebé, una niña que apenas iba a ajustar tres meses. A su lado, merodeaban sus otras dos hijas: Susy, de cuatro años; y Abril, de siete. Acababan de comer y se acercaba la hora de despedir a su papá, de nombre Jesús González Franco, que partía a Tamazula, Durango.

Del rostro del hombre despuntaba ese bigote pronunciado, a tono con un cabello castaño y lacio; vestía pantalón azul de mezclilla, botas verdes de piel de avestruz y camisa del mismo tono, regalada por su esposa y sus hijas un día antes, el domingo 16 de junio, Día del Padre.

Jesús mostraba un comportamiento inusual. Caminaba de un lado a otro, con pasos cortos. Se percibía impaciente.

–No te vayas hoy, ya es muy tarde, los va a agarrar la noche en el camino –le propuso Susana, mientras
acurrucaba a la bebé.

–No puedo, mejor ahorita llegamos a Mazatlán, nos comemos unos camarones y nos vamos muy temprano –bromeó Jesús y sonrió sin muchas ganas. Después abrazó a sus dos hijas, las apabulló a besos, les tomó las manos, les acarició el rostro y les dijo que volvería pronto.

–Pórtense bien, no hagan enojar a su mamá –pidió a las niñas.

Parado en medio de la sala, los muros anchos y rústicos, metió las manos a la bolsa del pantalón, respiró profundamente, las miró y se fue. Quedó el silencio. Susana y las niñas lo siguieron hasta la puerta de la vieja casa herencia de la abuela y desde ahí lo despidieron con la mirada: vieron alejarse a la camioneta por la calles del centro de la ciudad de Durango hasta que se perdió.

Siete días pasaron y Susana habló con Jesús para contarle de las niñas: que no querían hacer la tarea, que habían hecho algunas travesuras, que la bebé estaba cada día más bonita, y todas esas cosas que pasan en un hogar cuando el papá se va por una semana.

Pero Jesús no la dejó terminar y la sorprendió con una petición.

–¿Sabes qué? Cuida a mis hijas, yo sé que si algo me pasa, contigo están más que bien. Tú no te vas a quedar callada, tú vas a luchar.
–Espérate –interrumpió Susana–, si no nos estamos despidiendo para siempre.

Jesús guardó silencio y le contó lo que había callado.

–No te había querido decir, pero van varias veces que nos amenazan, incluso en mayo me desarmaron.
–¿Por qué no me dijiste? –reclamó su mujer.
–No te preocupes, regresando voy a pedir mi cambio porque acá (en Tamazula) no quieren a los ministeriales.

Susana ya no dijo nada y él le reiteró: “Cuida a las niñas”.

Entonces colgaron y ella sintió algo raro: una especie de impaciencia, esa sensación que taladra la calma y que algunos llaman presentimiento.

Jesús era jefe de grupo dela Policía Ministerialde Durango, asignado a los operativos en la sierra, así que debía pasar medio mes en Tamazula,  donde sus tareas consistían en recorrer el municipio, vigilar el orden y estar a disposición del alcalde. Cada dos semanas, regresaba a Durango y descansaba tres días.

Pero esa ocasión era diferente. La presencia del narco en la sierra de Durango, cada vez mayor, comenzaba a generar los primeros hechos delictivos. Por eso la preocupación de Susana, porque sabía cómo funcionaban las cosas. Ella había sido agente ministerial.

Al siguiente día, ocurrió lo que temía: el 24 de junio de 2003, alrededor de las 11 de la noche, Jesús González Franco, junto con otros cuatro elementos a su cargo, fue emboscado cuando trasladaban a un hombre detenido en una fiesta por portación ilegal de armas.

Transitaban por un paraje conocido como El Vado, cercano al poblado de Chacala, municipio de Tamazula, uno de los vértices que forman, con Sinaloa y Chihuahua, el “triángulo dorado”.

Cruzaron un río y cuando subían la colina, hombres armados escondidos detrás de arbustos y arriba de los árboles, dispararon. Todos murieron. Unos por los disparos, otros a causa de las torturas que luego del ataque sufrieron.

Jesús recibió 180 balas, una lluvia metálica que le atravesó el cráneo desde todos los ángulos, le deshizo los músculos del abdomen y los órganos internos y le pulverizó el lado izquierdo del rostro.

Susana dormía. A las 2 de la mañana sonó el teléfono y ella saltó sobre el auricular.

–Susanita, alístese porque el comandante acaba de tener una emboscada. No sabemos qué pasó, apenas
van los policías para allá –dijo el hombre que la llamó.

¿Qué hago?, se preguntó a sí misma. Pensó en sus hijas, en cómo llegar allá. Imaginó todo, menos que estuviera muerto. Quiso convencerse de que quizá sólo estaba herido, que se había volteado la camioneta, que los compañeros estaban heridos, pero que él se hallaba a salvo.

Finalmente, a las 4 de la mañana el teléfono repiqueteó de nuevo.
–Susanita, lo siento mucho, mataron a todos.

El cuerpo de su esposo y los demás agentes fueron trasladados a la capital de Durango, donde les rindieron un homenaje y les hicieron un sinfín de promesas: empleo, pensión vitalicia y becas para sus hijos. Días después, la gente que la visitaba le sugería que reclamara sus derechos como viuda.

Transcurrió un mes, y fortalecida con las palabras de su esposo –“tú vas a luchar, tú no te vas a dejar”–, Susana acudió a las oficinas del gobernador Ángel Guerrero y solicitó hablar con él, algo que jamás consiguió. La atendió su secretario particular y así logró que le pagaran la segunda quincena de junio, pero ni las luces de los salarios correspondientes a julio y agosto.

Molesta, Susana se reunió con las otras viudas y ejercieron presión, hasta que les pagaron las quincenas atrasadas. El 15 de octubre salió, al fin, el primer cheque de la pensión. Durante un tiempo no tuvo problemas, hasta mayo del siguiente año: 2004. Enfermó de la vesícula y descubrió que no tenía seguridad social porque la habían dado de baja.

Tras un mes de pugnas y cartas dirigidas al gobernador, le fueron restituidos los servicios médicos, pero también supo que, junto con ellos, le colocaban un candado a su vida:

“Se te va a dar el Issste, pero acuérdate que hay un decreto en tu pensión, en el que vienen varias cláusulas, entre las que está que no te puedes casar”, le advirtió el secretario particular del gobernador.

Se enteró entonces del decreto que condena a las viudas a no casarse de nuevo y a no trabajar. Ahí arrancó otra lucha: la batalla contra lo que considera un acto discriminatorio y la ha llevado a recorrer cada una de las oficinas del Palacio de Gobierno y a interponer una queja antela Comisión Estatalde Derechos Humanos, a la fecha sin resultado.

“No es tanto el miedo a que puedas salir o no con alguien; más bien, es coraje e impotencia al saber que tú no puedes tener una estabilidad económica y emocional, y ellos muy tranquilos”, explica a emeequis esta mujer de 41 años, ocho de los cuales ha tenido pegada la etiqueta de viuda.

–¿Usted actualmente tiene una relación estable?
–No, y no por el miedo de que te condicionen, sino por mis tres hijas. Ya son ocho años de vivir sola. Me costó mucho trabajo llegar a la relación que existe entre ellas y yo. No permito que nadie me diga lo que tengo que hacer con ellas: si las consiento, si las regaño o si las castigo.

Susana enviudó a los 33 años y no deseaba tener de nuevo una pareja. Se concentró en dar una buena calidad de vida a sus hijas. Pero hoy, a sus 41 años, más que el deseo o el amor, algo le pesa: la soledad.

Sus hijas ya tienen 15, 12 y 8 años, “ya no hay que conducirlas: llevarlas a la escuela, darles de comer, enseñarles lo que es el bien y el mal, son unas jovencitas que en un futuro tomarán sus propias decisiones”.

Por el contrario, ella, una mujer madura, ha sabido cumplir la promesa que le hizo a su esposo, pero alberga un temor a lo que viene: a envejecer sola.

“Pienso mucho… mis hijas van a crecer, se van a casar, se van a ir y no me quiero quedar sola. A veces hace falta alguien que te diga: ‘oye, no estás sola, platícame cómo te fue’”.

† † †

El 16 de febrero de este 2011 un grupo de viudas llevó al Congreso de Durango la demanda para que se reforme el decreto por medio del cual les condicionan su pensión a seguir viudas y a no trabajar. También solicitan que se homologuen las pensiones –en seis años no ha cambiado el monto–, que las ayuden a conseguir un trabajo digno, una vivienda y les otorguen una beca mensual, y no anual, para sus hijos.

“Ni nos recibieron y ahí quedó, no pasó nada”, recuerda Susana Gómez Cortés, una de las primeras mujeres que se atrevió a cuestionar la ley y a pedir su revocación.

El pasado 6 de junio, cuando Javier Sicilia y el Movimiento porla Pazcon Justicia y Dignidad llegaron a Durango, ella y otras viudas se acercaron. Ahí, Susana compartió con los asistentes lo que viven: condenadas a una pensión mísera, con la prohibición de tener una pareja, casarse o volver a trabajar.

Poco después de ese acto, asesoradas por Beatriz Valles Salas, quien se ofreció a fungir como su representante legal, acordaron presentar una queja antela Comisión Estatalde Derechos Humanos de Durango. Todas dijeron que sí, pero al final sólo dos cumplieron.

“Tengo registrados 104 casos, y sólo dos presentaron la queja; a muchas les dio miedo y otras dijeron que no tenían tiempo”, comenta Valles Salas, integrante de una organización dedicada a promover la igualdad de género.

Susana Gómez fue la primera en interponer la denuncia por violación a sus derechos humanos cuando le prohíben casarse: “Damos el ejemplo de una monja: a una monja le dicen, la condicionan y ella acepta; pero a nosotras no nos dicen, ni nos preguntan y nos condicionan, con medias verdades”.

La Comisión Estatalde Derechos Humanos poco ha hecho. Su presidente, Felipe de Jesús Martínez, dice que se está integrando el expediente y que no puede aventurarse a sostener que el hecho de condicionar una pensión al estado civil de la mujer es un acto discriminatorio.

Eso es lo que dice el defensor de los derechos humanos.

† † †

Después de una pausa, y de asimilar la mezcla de coraje y tristeza que brotó dentro de sí, Julia respondió a la trabajadora social.

–Estoy sola, no vivo con nadie.
–¿Tiene hijos? –continuó la mujer.
–No…

Desde entonces han pasado cuatro años. Julia ahora tiene 28, distribuidos en un cuerpo de estatura mediana, caderas pronunciadas y cintura estrecha. Tez blanca, mirada profunda, cabellera negra y abundante que acomoda en bucles.

“Enviudé a los 23 años, es injusto que me prohíban volver a casarme, si ellos (las autoridades) fueron los que me arrebataron a mi marido, por no darles suficientes armas, por no darles chalecos antibalas, por traerlos en patrullas viejas y jodidas”, dice, casi gritando.

Desde que enviudó hace casi cinco años guardó luto. Jamás pensó en la posibilidad de tener novio, y menos casarse por segunda ocasión. Su plan: seguir estudiando y terminar su carrera de educadora para darle un gusto póstumo a su marido.

Pero hace dos años alguien cruzó por su camino. Una mañana indeterminada de 2009 fue a dejar una solicitud de empleo a un jardín de niños. Afuera, un policía municipal dirigía el tránsito. Cuando ella salió, su credencial electoral se cayó accidentalmente. Él la recogió, pero no alcanzó a dársela porque Julia se había subido a un camión.

Esa misma tarde, el joven policía fue a dejarle la credencial a su domicilio. Ella abrió, él le explicó por qué
tenía su identificación y Julia no pudo dejar de experimentar nostalgia cuando vio su uniforme azul.

Tiempo después, ingresó a trabajar en el jardín de niños, en cuyos alrededores él dirigía el tráfico, por lo que lo saludaba con cierta frecuencia. Con el tiempo se hicieron amigos, unos meses después él le pidió que fuera su novia y luego de un rechazo inicial y mucha persistencia de su parte, lo consiguió.

A la fecha, llevan un año y medio de noviazgo, que viven en secreto, el principal motivo de conflicto en su relación. A él le desagrada que se tengan que esconder, como si estuvieran haciendo algo indebido o inmoral, y a ella le desespera que él no entienda sus argumentos.

Aunque, en el fondo, lo que más le molesta a Julia es ser una viuda por siempre, condenada por decreto. Le parece injusto tener que renunciar a un derecho que le corresponde porque intenta ser feliz con otra persona. Por dignidad, más que por dinero, se rehúsa a dejar su pensión.

“Él me dice que nos casemos y que con lo que yo gano de maestra y el de policía, la hacemos, pero no quiero. Me da mucho coraje que me quiten algo que me corresponde, un derecho que tengo como viuda”.

Han sido cerca de dos años de relación “clandestina”: salen a cenar o al cine sin poder tomarse de la mano por temor de que la acusen con las autoridades. No hace pública su relación con sus amistades por miedo a que se propague la noticia. No puede ceder a la tentación de un beso espontáneo y está cancelado el lujo de dormir con él una noche completa.

“Es feo tener que salir a escondidas; más por él, por su familia, porque yo soy la viuda”. Al principio él lo entendía, sabía que con su sueldo de maestra no le alcanzaba para pagar la renta, los gastos, y por eso era necesaria su pensión; pero ahora ya no lo tolera, se desespera, le da coraje.

Aunque no lo dice expresamente, Julia alimenta una ilusión: contraer matrimonio de blanco y en una iglesia. Con Juan sólo lo hizo por lo civil.

“Él quiere casarse por todas las de la ley. Sí he pensado seriamente en renunciar a mi pensión para ser feliz con él, pero hay algo que me detiene: las habladurías. Es muy difícil ser una viuda, y más cuando el gobierno te tiene vigilada”.

† † †

Patricia Galeana Herrera, consejera dela Comisiónde Derechos Humanos del Distrito Federal, se encuentra convencida de que las legislaciones que condicionan la entrega de la pensión a las viudas al hecho de que no se casen de nuevo son discriminatorias.

Ex secretaría ejecutiva dela Comisión Nacionalde Derechos Humanos (CNDH) y autora de varios libros dedicados a la defensa de los derechos de las mujeres, opina que estas leyes son inconstitucionales.

El problema, agrega, es que esas mujeres no saben que pueden revertir una situación así, en tanto que otras no tienen las posibilidades de contratar a un abogado o de conseguir un amparo.

Esa es la misma opinión que mantiene Dolores de los Ángeles Nazares Gerónimo, presidenta dela Comisiónde Equidad y Género dela Cámarade Diputados.

“Son —piensa la diputada perredista— un ejemplo de discriminación basado en el estado civil de las personas; son leyes arcaicas de los años cincuenta. Quienes las diseñaron eran hombres inmersos en una cultura machista que buscaban que los hombres, todavía después de muertos, siguieran sintiéndose dueños y poseedores de los cuerpos y las voluntades de las vidas de las mujeres”.

Lo que es preciso, por tanto, es que los congresos locales y el Congreso dela Uniónreformen, deroguen y abroguen todo lo que esté en contra dela Constitucióny los tratados internacionales.

La diputada panista María Elena Pérez de Tejada Romero presentó, junto con otras de sus colegas, una iniciativa de reforma para que la legislación laboral y de seguridad social reconozca que aunque la beneficiaria contraiga matrimonio por segunda ocasión tiene derecho a gozar de una pensión para la cual su marido cotizó mensualmente. “Es un asunto de equidad, son leyes muy inequitativas que no favorecen a la familia”, argumenta Pérez de Tejeda.

La diputada federal se queja de que desgraciadamente el tema no ha interesado mucho, pues los diputados de la comisión encargada de dictaminar la iniciativa ni siquiera la han revisado.

Le queda la esperanza de que en el futuro se haga: “Cada vez se va hacer más visible este asunto: la expectativa de vida ahora es más larga, las mujeres viven más años y, en el caso de las fuerzas armadas, lamentablemente con esta lucha hay más muertes”.

† † †

Sobre uno de los cinco féretros metálicos de color gris, con los brazos recargados sobre la tapa cubierta con una bandera de México, Nancy pregunta interminablemente por qué. Llora profundamente y su cuerpo, apenas una silueta delgada, tiembla con cada gemido. Acaricia el ataúd y, luego, desesperada, cierra los puños y golpea con coraje la caja en donde yace su esposo.

Su familia y sus amigos sollozan, tratan de infundirle algo de consuelo y la detienen cuando Nancy parece desfallecer. Le acercan agua, le dicen palabras cariñosas, le secan las lágrimas y están a su lado. Ella grita, no puede dejar de hacerlo. De pronto, escucha una voz suave en su oído y siente que una mano toca su hombro.

–Lo siento mucho, señora.

Nancy mira hacia arriba. El hombre aprieta sus manos tibias, le brinda palabras de consuelo y le hace una promesa.

–Yo haré todo dentro de mis posibilidades para ayudarlos y siempre estaré al pendiente de ustedes. Se lo prometo –dice sin soltarle la mano y mirándola de frente.

El hombre de traje oscuro es Mario López Valdez, el gobernador de Sinaloa. El ataúd contiene el cuerpo de Carlos Humberto Villegas Burgos, esposo de Nancy y uno de los siete policías ministeriales que integraban el llamado Grupo de Reacción Inmediata.

El calendario se ha detenido para ella este lunes 7 de marzo de 2011 porque un día antes su esposo fue asesinado por el crimen organizado en la carretera Internacional, cerca de Guasave.

Nancy no resiste el dolor y López Valdez encabeza el homenaje póstumo que el gobierno del estado y los policías estatales les rinden a los agentes fallecidos en el estacionamiento dela Procuraduría Generalde Justicia del Estado.

Bajo unas carpas blancas, decenas de personas acuden a ver por última vez a los policías. Ahí, sobre un templete ubicado frente a los ataúdes, el gobernador hace compromisos que quedan grabados en videos y sobran los reclamos de las viudas y sus familiares, que exigen a las autoridades que hagan justicia.

–¿Por qué mandarlo en una patrulla común y corriente, cuando existen blindajes? –increpó una mujer al gobernador cuando éste recorría los féretros para darle el pésame a los familiares.
–Cuide a la gente que está a su alrededor señor gobernador, porque tiene gente que está con el narco –le advirtió con coraje.

Unos pasos más adelante se escuchó otro llanto, otro grito.

–Vea cómo le dejaron destrozada su cara –suplicó otra viuda con rostro agonizante. El cajón de su esposo estaba sellado por las condiciones en las que quedó el cuerpo.

Entre todas esas viudas estaba Nancy Nevares, con sus hijos.

† † †

Unas semanas antes de morir, Carlos le había repetido a Nancy la oración que más repetía en las conversaciones con su esposa cada vez que salía de Culiacán.

–Lo único que me preocupa es que si a mí me llegara a pasar algo, quién sabe si el gobierno vaya a responder como se debe. Yo no quiero que tú y mis hijos queden desamparados.

Nancy sabe ahora que su esposo tenía razón. Ocho meses después de que él falleció no ha conseguido que le den la pensión que le corresponde. En Sinaloa, tienen que ser aprobadas por el pleno del Congreso del Estado y ese es un trámite burocrático que puede llevar años.

Se supone que debe recibir el sueldo que ganaba su esposo, pero en realidad es mucho menos. Por eso, comenzó a trabajar como intendente en una tienda departamental. El problema es que no tiene quién le cuide a su hijo de tres años y tampoco le alcanza para pagar una guardería.

Cuenta que el gobernador les prometió pensiones al 100 por ciento, un plus de un millón de pesos para iniciar un negocio y becas para los niños, que se irían incrementando, “pero hasta ahorita son demasiado bajas y batallamos mucho para que nos las dieran”.

Además, hace unos meses se enteró que no puede volver a casarse ni a tener una pareja porque así está establecido en el acuerdo que firmó y así lo estipulala Leyde Pensiones para el Estado de Sinaloa y la de Seguridad Pública del Estado.

“Eso nos convierte en mujeres señaladas, vigiladas. No debe ser de esa manera, va contra la integridad de la mujer. Yo en este momento no quiero tener una pareja, pero no puedo cerrarme porque puede suceder. Estoy muy joven para decir que jamás me voy a volver a casar”, asegura Nancy, de 39 años.

Así que con el propósito de revertir esta circunstancia, se unió a un grupo de al menos 30 mujeres con las que formaronla Asociaciónde Viudas de Policías Caídos en el Cumplimiento de su Deber en Sinaloa.

Blanca Cañedo Ruiz, presidenta de la organización, cuenta que buscaron el apoyo de la diputada priista Francisca Corrales. Las atendió, las ayudó a gestionar los apoyos pendientes y les dijo que presentaría una iniciativa para eliminar esa causal en la ley.

Y cumplió al menos de arranque. El 26 de septiembre pasado la diputada del PRI presentó una iniciativa de decreto para derogar esa restricción, pues con ésta se limita el desarrollo familiar y social de las viudas, y se les encadena a una vida de soltería.

“En Sinaloa son muchas las mujeres que han quedado viudas por la lucha entre el gobierno y el crimen organizado… y además (de condenarlas a la soltería) se les impide otorgar una figura paterna a sus hijos”, argumenta la legisladora y ex alcaldesa de Cosalá, Sinaloa.

Sólo en mi estado, detalla, habían muerto 112 policías entre 2006 y 2010 (dejando igual número de viudas), y de enero a julio de este año, se han sumado 55 muertes más. “Y lo más preocupante es que en un solo municipio, Navolato, tenemos 50 viudas”.

† † †

El interrogatorio, cada vez más exasperante, continuó:

–¿Está trabajando?
–No, estoy buscando empleo –respondió Julia.
–Entonces, ¿no tiene ninguna pareja sentimental, verdad? –insistió la trabajadora social.
–Ya le dije que no –respondió con coraje. Era la tercera vez que se lo repetía.

Las preguntas terminaron, la trabajadora del Isssteleon se retiró y Julia se quedó reviviendo sus recuerdos: por ejemplo, el día que se le declaró Juan. Ambos estudiaban la preparatoria. Ella quería ser maestra y él policía. Una tarde, tirados en el pasto de la escuela, la tomó de la mano y le pidió que cerrara los ojos. Ella sonrió y obedeció.

–Imagina que tú ya eres maestra y que yo ya soy policía, ¿te casarías conmigo? Ella no pudo contener la emoción y abrió los ojos. Lo vio y lo abrazó.
–Me casaría contigo ahorita mismo –le contestó.

Tres años después lo hicieron: ella tenía 20 y el 21. Juan, un joven disciplinado, había ingresado a la academia de policía tan pronto terminó la preparatoria. Ella se matriculó en educación en un colegio privado, pero debido a que las mensualidades eran un poco elevadas y a que el sueldo de su marido era muy precario, abandonó sus estudios.

Cuando cumplieron dos años de casados, Juan ya era un policía estatal del área de investigaciones, y le subieron el sueldo, pero no lo suficiente como para pagar la carrera de maestra de su esposa. Eso lo frustraba y le prometió que al siguiente año ella se inscribiría a como diera lugar.

Pero el 5 de diciembre de 2006 se alteraron sus planes. Ese día hombres armados se enfrentaron a un grupo de policías municipales en las calles de Monterrey. Éstos solicitaron apoyo y el grupo de Juan fue enviado de refuerzo. Tras una persecución, se produjo una balacera y el comando, armado de rifles de asalto, disparó a la patrulla en la que viajaba Juan. Fue uno de los que falleció.

Al siguiente día lo sepultaron. Julia se vistió de negro y le armó un pequeño altar en su casa. Todos los días prendía la veladora y hablaba con él. Transcurrieron 12 meses así, hasta que el 5 de diciembre de 2007 Julia se levantó, decidida a poner fin al luto en la ropa.

Se puso un vestido lila, prendió la veladora y abrió la puerta de su casa…

Alguien tocaba. ¶

.

El Día Internacional de las Viudas

El abuso a las viudas y sus hijos constituye una de las más graves violaciones a los derechos humanos, aseguró Ban Ki-moon, secretario general de la organización de las Naciones Unidas (oNU) cuando informó quela Asamblea Generaldecretó el 23 de junio como Día Internacional de las Viudas.

Millones de viudas en el mundo soportan extrema pobreza, aislamiento, violencia, falta de vivienda, enfermedades y discriminación legal. Por ello, Ki-moon hizo un exhorto a las sociedades para reconocer a estas mujeres y asegurarles el goce de los derechos y protecciones sociales que merecen.

Actualmente, dijo, una gran cantidad de mujeres quedan viudas debido a un conflicto armado y son vulnerables al abuso constante y a sufrir más violencia y discriminación. Por ello, pidió a los gobiernos tomar medidas para sostener sus compromisos en pos de garantizar los derechos de las viudas, tal como los consagra el derecho internacional, porque “la falta de concienciación y la discriminación por parte de los funcionarios judiciales puede provocar que las viudas eviten acudir al sistema judicial para reclamar la restitución de sus derechos”.

Además, pidió empoderar a las viudas mediante el acceso a la atención médica, educación, empleo, plena participación en el proceso de toma de decisiones y en la vida pública, así
como llevar una vida sin violencia. La convención de la oNU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, suscrita por México el 17 de julio de 1980, establece que los estados partes deben condenar la discriminación contra la mujer en todas sus formas, comprometerse a consagrar en sus constituciones el principio de igualdad y adoptar medidas de carácter legislativo para modificar o derogar leyes, reglamentos y prácticas.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces